17/05/2020

Por Carlos Bodanza. VOLVER

BCRA, la sigla que define la estupidez Argentina

La trastienda habla de cuestiones ideológicas que nadie duda de su existencia. Hay un idealismo que como tal, no conoce de evoluciones, no se adapta, contiene cierta incapacidad de superación, por eso una y otra vez repite las fórmulas, como si los fracasos anteriores fueran por causas no propias y no el fruto de su justamente, propio fracaso.

Así entonces este tipo de situaciones, se repite incansablemente, porque a la vez, lo primero que queda al desnudo, es el completo desconocimiento y en ese argumento, es donde verdaderamente se origina la tan mencionada grieta, que difícilmente pueda cerrarse entre el campo y quienes repetidamente lo ningunean.

Una y otra vez se habla del sector especulativo agropecuario, ese que retiene cosechas, que no las vende, que no liquida para que el país avance. Explicarle a estos primates -vayan mis disculpas a estos nobles simios- en muchos casos- mal intencionados- es prácticamente tiempo perdido, pero como lo que sobra es tiempo en cuarentena, vamos a malgastarlo.

Lo primero que deberán saber que quien cosecha un producto, lo primero que hizo fue invertir: utilizó semillas -propias de su capital o compradas-, las tuvo que sembrar -con maquinaria propia o arrendada-, para ello invirtió horas, gas oil o este más plata en quien se sentó en un tractor, tuvo que lidiar con mil pronósticos y sufrimientos, con enfermedades, aplicaciones, fertilización, con heladas, con sopletes, con granizos, con sequías, etc, y cual sacarse una línea o hasta un pleno en el casino, cosechó, con los mismos gastos de siembra, sentándose, pagándolo o contratando a quien lo haga. Hasta acá, si alguien habla de especulación, la definición de idiota, le cabe perfectamente.

A partir de allí, como el mundo no termina, se deberán sacar las cuentas de qué se debe en todo el período desde que se sembró hasta que se cosechó : los gastos de aplicación, la compra o la amortización de las semillas, la reposición y reparación de maquinaria propia, el ahorro para el pago de la maquinaria contratada, el asesoramiento, los gastos de todo el mismo proceso para lo que vendrá y todos los impuestos que esta noble patria dispone para sus súbditos. Si usted todavía ha tenido la capacidad de seguir este pequeño y sencillo relato, aún califica dentro de lo que podríamos llamar, un ser pensante.

En esta confianza depositada, debemos decirle que parte de esta cosecha realizada, es vendida a quien en realidad termina siendo el titular de este bien de cambio, llamado grano: el señor exportador, póngale el apellido que desee de los muchos que integran la bendita cadena y después pregúntele a el, cuándo será que en realidad liquide los dólares que el señor estado necesita. Una vez vendido lo necesario para pagar lo gastado, reponer lo utilizado, afrontar la próxima siembra y cosecha, lo que hace el productor es justamente, guardar lo que sobra -si es que esto ocurre porque además tuvo que dejar parte de su capital como retenciones, un robo estatal analice como se analice- para futuras contingencias, gastos e inversiones.

La curiosidad que ese productor, también tiene vida y derechos como cualquier otro empresario, qué en lugar de guardar millones en una cuenta bancaria, ir al rulo financiero para canjear esa plata por bonos que cotizan a menor valor, a los pocos días pasarlos a dólares que cotizan a valor diferente al que compraron, retirar los dólares y guardarlos en una caja de seguridad, convirtiéndose en un "señor inversor del sistema financiero", bueno el producto tiene la pésima idea de dejarlo en un silo, en un silo bolsa y que todos los idiotas que transitan esta tierra, señalen el lugar visible exclamando libremente con el dedo: cómo especulan los productores!

BCRA, boludos críticos rebalsan en Argentina, es la única sigla que le cabe a un Banco que por malicia o por idiotez, digitan los destinos de los créditos para productores.

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

  © 2005 - 2020 | Entre Surcos y Corrales Ya | 15 años con información de primera mano | - Tandil