09/02/2020

Por Carlos Bodanza. VOLVER

No dejes entrar al viejo

"Pegúntate a ti mismo como serías, sino supieras el día que naciste". La frase queda sonando y su simpleza arrasa por contundente. Qué es ser viejo? Me pregunto muchas veces cuando vemos las cosas que muchos vemos a diario. Ahí están ellos, testigos del tiempo, alumnos de la vida aprendiendo a superarse a pesar de los cambios. Con sus cosas, con sus mañas, con su inmensa e infinita sabiduría.

La imagen de la chata vieja al costado del camino es un clásico, la oficina abierta toda la mañana, permite el pastoreo de las lecheras- eléctrico por medio- y las horas de mate con la compañera, achican el reloj que se hace grande esperando las lluvias y que tiren los verdeos. La paciencia es algo que se construye con los años, me imagino me dirá, mientras que una vez más a la pasada, me levantan la mano como quien saluda a un amigo más allá de que alguna vez me tome el tiempo de frenar y tomarme dos amargos, confirmando todo lo imaginado en cuanto a la tranquilidad que les confiere el no tener empleados, el no vivir grandes gastos, pero con la sabiduría de disfrutar cada día haciendo lo que les gusta y viviendo donde les gusta.

"Mil ejemplos da la vida pal que los quiera tomar" escucho en la canción del Pampa y me llegan los relatos de un tal José, que con la compañera no le hacen asco y a los 75 meta zada y rastrillo arman desde la quinta hasta un bombeador casero, hecho con el motor del lavarropa que como para humillar al mejor Ingeniero, tiene corte automático cuando el tanque se llena. Y ahí van, tractoreando, o luciendo sus viejas cosechadoras, esas que hay que meterles el cuerpo, con calor, con viento, con fuerza, porque acá no hay mucha tecnología asistida, más allá de un mar de poleas que hasta en el volante sobresalen.

Quien dijo que lo nuevo es lo mejor? Seguramente podremos discutir de eficiencia, de tiempos, de menor trabajo, sin embargo, cuando el tiempo no es una carrera, los argumentos se terminan, ahí queda al desnudo la sabiduría y nada mejor el diablo que por viejo, más allá del ímpetu que a veces nos dan los años de juventud. Por eso, en los corrales, siento que aprendo todos los días, a mirar, a escuchar, a pelearme, a debatir absolutamente todo, aunque la frase final suene a contundencia: "sabes las veces que viví esto", me dispara un amigo que siempre termina con la razón a cuestas, más por testarudo que por llevar la razón encima, pero el se divierte, a mi me encanta que se ría y así vamos, el con sus caprichos, yo con mis razonamientos.

Ojalá todos olvidáramos el día que nacimos, porque a partir de ahí, dejaríamos de plantearnos qué podemos hacer y qué no y a partir de allí, entender que hay ciertas limitaciones, que están en nuestra mente y que para el resto, no hay edades.

Un día el reconocido actor Clint Eastwood jugaba golf con su amigo cantor y escritor de música country Toby Keith y como al pasar Clint le comentó que el lunes siguiente cumplía 88 años. Toby le preguntó que pensaba hacer y Clint le respondió que la semana entrante comenzaba a filmar una nueva película. Sorprendido, Keith le preguntó qué es lo que lo impulsaba todavía a seguir trabajando y Eastwood le contestó que cada mañana cuando se levanta "no deja entrar al viejo". Toby Keith escribió un tema sobre esto y se lo envió a Clint con la esperanza que lo considerara y lo hizo, este es el resultado, justamente una canción y un video que desnuda, que ser viejo pasa por una actitud hacia la vida y de ninguna manera, por una fecha de cumpleaños

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

Oferta cercana a las 22.000 animales.

Semana de remates cibernéticos

Por Victor Tonelli - para Mañanas de Campo.

El mundo, la carne y el coronavirus

  © 2005 - 2020 | Entre Surcos y Corrales Ya | 15 años con información de primera mano | - Tandil