30/01/2020

Por Carlos Bodanza. VOLVER

El Río suena aguas abajo

Hay enojo, hay preocupación, hay incertidumbre, se mezclan muchas sensaciones y una histórica reunión se está forjando en la sede del Club Fútbol y Tenis de Mayor Buratovich. Tal vez los presentes no tomen dimensión que ni siquiera Carbap en sus asambleas de productores en la provincia junte un número semejante, que probablemente alcancen los 350 reunidos, escuchando atentamente los preocupantes análisis de lo que será la campaña 2019-2020, como si la que aún no termina no fuera tan terrible.

El Ing León Sommenson toma la posta, planteando que una vez más, ante un nuevo gobierno se arranca de cero. "Al menos logramos que en su primer mes de gobierno vinieran a la zona, pero como siempre, es un nuevo gabinete, es gente que no conoce ni la zona ni de que se trata esto de Corfo, mucho menos del Río Colorado y sus problemas" se lamenta el administrador general de este ente autártico (con una gestión tipo público-privada) que el año pasado vio como recortaban un 30% del presupuesto que aporta la provincia. "Ya enviamos un pre-presupuesto, pero sabemos que la provincia no está en condiciones de pagar, por eso nuestra enorme preocupación", destaca.

Números que asustan

En todo esto, la cuestión técnica es la que arrasa con sus datos. En los últimos diez años, de los 4500 hectómetros promedio que entrega el Río, solo aportó un promedio de 2600, a un mes y medio de llegar a la cota mínima permitida por el Dique Casa de Piedra, ya que no puede pasarse de un mínimo que asegure el abastecimiento de agua para consumo humano que provee este Río aguas abajo.

El enojo de muchos nace de que tal vez esta situación debió "blanquearse" tiempo antes de que los productores decidan la siembra de cebolla temprana o de cultivos de verano. "Los pronósticos que nosotros consultamos suelen tener un margen de error de un 10%, lamentablemente fue de un 30%, lo que significa en la práctica 1,70 metros menos de cota de dique", se lamenta el Ing Marcos Aragon gerente técnico de Corfo. "Al día de hoy, el dique tiene la cota que esperábamos tener al final de la temporada", sentenció. En base a esto, se adelantó el cierre de la temporada de riego prevista para el 15 de Abril: será el 22 de Marzo.

Repasando: el pronóstico para la campaña 2019-20 se realizó como para un "año seco" (47% de un año medio), se previó de Octubre 2019 a Septiembre 2020 unos 2130 hm3. "Ese número hubo que reprogramarlo con erogaciones de Casa de Piedra que serán 85 hm3 en Enero, 80 en Febrero y 75 en Marzo, cerrando la temporada el 22", explicó Aragon.

El futuro va muy atado a lo que ocurra en cuestiones de nieve en las altas cuencas, más allá de la tendencia climática que marca a las claras de que se está ante un ciclo de menores registros y se depende muchísimo de esa situación climática. "Se plantearon hipótesis futuras, tanto de los peores escenarios como de aquellos que nos permitan recuperar las cotas. Lo cierto es que 2019 se establece junto a 1968 como los peores años con apenas 1750 hm3. El escenario promedio de 100 años sería de 4500 hm3, lo que nos permitiría reservar 1500 hm3", analizó el técnico.

El planteo ante la crisis es un repaso de acciones que el organismo propone de aquí en adelante:

A corto plazo, disminuir pérdidas por infiltración, mejorar la eficiencia de riego, definir cupos del Río Negro, realizar el proyecto del Dique regulador de paso Alsina, maximizar los recursos y lograr el presupuesto de la provincia.

A mediano plazo, insistir con Portezuelo del Viento para regular la capacidad de la cuenca y a largo plazo, el tan soñado trasvase del Río Negro.

Movilizados

La asamblea de Buratovich no fue la única, ya que el día anterior en Pedro Luro los ánimos no habían sido calmos: se repitieron los mismos pedidos, ya sea de movilización a rutas, cese de pagos de canon de riego, pedido de participación política (en Buratovich se hizo presente la Secretaria de Producción del municipio), reducción de los costos y presupuestos de Corfo y en todas las reuniones hubo una coincidencia: poner una fecha límite de respuestas de la provincia y a partir de allí comenzar con acciones de diferente índole, pero todo con la participación de todo el sector, productivo, comercial e industrial.

La única verdad muestra tristemente que cada vez que la provincia no aportó lo que debía, lo debieron hacer los productores y de allí este cansancio que inclusive despierta enojos, con Corfo, sus números y cualquier esbozo de no ajustarse junto con los productores, a esta dura realidad.

La concurrencia habla por sí sola: hay un estado real de conciencia de lo que puede significar para la región, el cese del riego y el impacto económico-social que esto implica. Planteos hay muchos, desde cambiar la matriz productiva, con una zona que tal vez, no pueda continuar con producciones intensivas como la de la cebolla, cuya capacidad y necesidad de riego es superior a lo que la zona hoy puede dar y la transformación a cultivos de menores necesidades, a una ganadería creciente, a producción de pasto bajo riego y una cuenca lechera que crece con perfil bajo.

Como fuera, el interrogante está planteado y una vez más el mayor aliado no se encuentra al día de hoy entre los presentes: el clima y sus caprichos níveos, podrán ser parte de las respuestas que al momento aún no se encuentran

Comparte tu opinión, dejanos un comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

Oferta cercana a las 22.000 animales.

Semana de remates cibernéticos

Por Victor Tonelli - para Mañanas de Campo.

El mundo, la carne y el coronavirus

  © 2005 - 2020 | Entre Surcos y Corrales Ya | 15 años con información de primera mano | - Tandil